Ciencia Ciencia y Tecnología Deportes Entérese Investigación UPR

Deporte es salud

El Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) celebra este 23 de febrero el aniversario 56 de su creación. En la Facultad de Cultura Física “Nancy Uranga Romagoza” de la universidad pinareña, un proyecto investigativo para la comunidad transforma la vida de pacientes en busca de mejor salud.

En el año 2012 Maritza Martínez Corvo sufrió un aneurisma que la llevó al coma profundo. Tras siete meses de rehabilitación en Italia regresa a Pinar del Río, todavía con signos de hemiplejia en la parte izquierda, la cual le impedía caminar, hablar o tomar objetos. Además, tenía graves lagunas de memoria y problemas de coordinación.

“Casi no podía valerme por mí misma; no era la persona que soy ahora”, cuenta mientras lleva la cadencia en la bicicleta estática.

Maritza fue una de las primeras pacientes atendidas por el área terapéutica de la Facultad de Cultura Física “Nancy Uranga” (FCF). En el proyecto, iniciado en 2013 para acercar la rehabilitación a la comunidad, recibió las orientaciones del MsC. Israel Rodríguez González.

“Para su caso, adaptamos la metodología que existe en la atención a la enfermedad. Así, le adecuamos ejercicios de potenciación muscular y correctores, masajes, trabajo con la dinámica de marcha, tratamientos del lenguaje, entre otros”, explica el especialista.

“Lo que ha logrado es resultado del programa; pero también de su esfuerzo, pues todavía sigue la rutina a diario”.

Base científica

Enmarcado en el Consejo Popular “Capitán San Luis”, el proyecto vino a satisfacer una necesidad de los pobladores de la zona.  Allí, aunque funcionan dos círculos de abuelos, las áreas de rehabilitación se hallaban muy distantes.

“Primero realizamos un diagnóstico de la tercera edad, para determinar las patologías más frecuentes”, rememora la coordinadora general, MsC. Deisy Milhet Cruz. “A partir de esos datos, diseñamos el espacio, los medios que íbamos a emplear y los tipos de entrenamiento”.

“Hoy, si bien mantenemos el énfasis en la labor con los ancianos, igualmente atendemos a atletas convencionales, discapacitados, glorias deportivas y jubilados; gracias a un convenio con el Instituto de medicina deportiva, desde donde nos los remiten”.

“En definitiva, hemos constituido un servicio de salud, a partir de la terapia física”, afirma Milhet.

Recuperar y crear

Instrumentos de madera, envases reciclados o aparatos llamativos forman parte del equipamiento utilizado por los pacientes. El nivel de especialización que requieren determinados ejercicios, llevó a los profesores a la inventiva.

“Los medios en su mayoría han sido recuperados por el trabajo del fórum de ciencia y técnica”, señala la MsC. Annia Gómez Valdés. “Asimismo, con el proceso de integración de las universidades, nos donaron nuevos implementos; que eran de uso, pero aún con calidad”.

“Nosotros hemos creado diez y remodelado otros ocho. Esa labor mereció el Premio a mayor impacto económico en 2015, y en tres ocasiones el Premio de la Academia de Ciencias de Cuba en Pinar del Río”, destaca.

Impacto investigativo y social

En cuanto a su contribución investigativa, como resultado del proyecto se propuso la asignatura Natalidad y envejecimiento, a tono con la realidad cubana actual, incluida en el currículo universitario en 2014.

Junto a ello, se impartió el mayor número de cursos de postgrado de la FCF en 2016: Kinesiología, “Adulto mayor: nuevos desafíos” y uno de Masaje internacional.

También, se tutoraron varios Trabajos de Diploma con estudios de caso de los pacientes, y mantienen un grupo científico integrado por más de 20 alumnos.

Las instalaciones del área acogen, además, las asignaturas de pregrado Cultura física terapéutica, Masaje, Control médico, las prácticas laborales y profilácticas.

“El mayor aporte ha sido a la calidad de vida de la comunidad, destaca Milhet Cruz, pues tenemos unos 50 pacientes que son practicantes sistemáticos”.

“Gracias a la dirección de la Universidad, podemos atenderlos en un local cómodo, con toallas, sábanas, buenas condiciones y un equipo de trabajo de excelencia”, concluyó.

 

Equipo completo del proyecto

MsC. Deisy Milhet Cruz

MsC. Israel Rodríguez González

MsC. Annia Gómez Valdés

Dr.C. Luis Quetglas González

MsC. Alina Morejón Díaz

MsC. Arceny Rodríguez Flores

MsC. Yakelin Mendoza Cabrera

MsC. Raydel Gámez García

MsC. Miriam Suárez Seco

About the author

Ramón Delfin Crespo Hernández

Comments are closed.